jueves, octubre 08, 2009

El Prof. Garlaschelli...o.... Cuando la farsa pretende disfrazarse de Ciencia




Aunque la presentación oficial se realizará en el Convegno del CICAP (Comitato italiano per il controllo delle affermazioni sul paranormale) el sábado 10 de octubre, los medios de comunicación se han hecho un amplio eco de que el Prof. Garlaschelli, agregado del Departamento de Química Orgánica de la Universidad de Pavía, ha conseguido la reproducción a tamaño original de la Sábana Santa.
El diario la Repubblica publicaba el día 5 de octubre bajo el título "Sindone È un falso medievale. Ecco la prova" una entrevista con Garlaschelli en que indicaba de manera somera cómo la había realizado.
En base a esta entrevista y con las fotos publicadas, aún en espera de que el profesor añada y aclare nuevos datos, ya puedo realizar una primera valoración que ofrezco a los lectores.
Al Prof. Garlaschelli se le plantea a la hora de "reproducir " la sábana una serie de problemas, los unos de orden macroscópico y los otros de orden microscópico.
1.- Los macroscópicos más importantes le son las manchas de la supuesta sangre y la inexistencia de deformidad geométrica.
1.1.- Las manchas de supuesta sangre ya adelanto que no habrá podido resolverlas con el método propuesto, pues en la Sábana Santa las manchas de sangre atraviesan todo el el espesor del tejido y aparecen también sobre el reverso sin que "contengan" imagen.
El profesor las ha sobrepuesto a la imagen.Tendría que haberlas situado previamente a la reproducción de la imagen, pero ello no le hubiera sido factible por múltiples razones.
1.2.-La inexistencia de deformidad geométrica.
Aquí el profesor no ha separado convenientemente su condición de científico y la de mago aficionado, sacando multitud de conejos blancos de su mágico sombrero.
Para el rostro ha utilizado un bajorrelieve, que le permite minimizar, aunque no consigue eludir, la deformación que se produciría al poner en contacto la Sábana con el rostro.
Para el cuerpo utiliza el de una persona en la que marca con la pintura las partes más sobresalientes, pues si pintara todo su cuerpo el resultado sería caótico por la terrible deformación. Ello hace que al poner la Sábana en contacto con el cuerpo sólo queden marcadas las partes más sobresalientes y el resto debe terminarlo "a mano", y ahí se ve "el plumero" por todos los lados, pues se ve obligado a "dibujar" todos los límites de la figura, de manera enormemente llamativa en brazos, piernas y hombros
De igual manera que ha tenido que verse forzado a pintar "a mano", supongo, las zonas más conflictivas que se producen entre las partes más sobresalientes y las partes menos sobresalientes, como la amplísima zona en torno a las manos y que incluye todo el abdomen, un "guirigay"...., y el "salto" de distancia que se produce entre las manos y los muslos.
(el lector debe saber a donde tiene que mirar con preferencia para ver el "engaño").
En la Sábana esos límites no existen y la imagen "emerge" sin solución de continuidad desde la zona de "no imagen", todo ello es un continuo.
2.- Los pocos aspectos "microscópicos" que reseña la entrevista me parecen realmente de "traca".
Dice el profesor:
«Successivamente abbiamo aggiunto l'equivalente delle impurità che sarebbero state presenti nell' ocra usata dall' artista medievale. Dopo diversi tentativi con sali e acidi vari, abbiamo utilizzato acido solforico all' 1,2 per cento circa in acqua, mescolato con alluminato di cobalto."
Y también:
"Segue un ultimo invecchiamento artificiale accelerato sul pigmento, che viene poi lavato via"
¿Envejecer el pigmento? El ocre rojo natural tiene unos cuantos centenares de millones de años para que precise envejecerlo el profesor.
No es ya el hecho de que en la Sábana no existan ni vestigios de Cobalto, es que el profesor lo que nos está "contando" es que ha utilizado un pigmento ocre rojo "moderno", sin impurezas los más sofisticados, y posiblemente un pigmento ocre rojo "no natural" sino de los denominados "sintéticos", cuyas partículas son enormemente inferiores a las del ocre rojo natural, que era el único del que podría disponer un artista medieval ( las partículas rojas que aparecen en la Sábana son de un imposible pigmento ocre rojo natural medieval, pues su tamaño está por debajo del micrón)
Una farsa.......
Una farsa financiada por la UAAR (Unión de Ateos y Racionalistas Agnósticos) en colaboración con el CICAP, que cumple la "función" pretendida, pues se ha reseñado en infinidad de medios de comunicación que se ha conseguido "reproducir" la Sábana Santa, y que es lo que se repetirá en la mayoría de los medios escépticos durante bastante tiempo sin el menor atisbo de espíritu crítico, y que como es la norma no se someterá al estudio de los expertos.....